Viajes por la Africa ignota, más paradas alternas, Parte I

Olfateando raices.

Borra todo.  Limpia la conciencia y cierra los ojos.  Prepara tus muy atrofiados y citadinos sentidos. La mañana es fría y el olor de la maleza fresca y cerrada penetra tus cornetes mientras el aire helado inmoviliza tus dedos.  A cuarenta metros de ti, un impala vuela en dirección opuesta a nuestra posición puesto que desde hace 10 segundos nos había olfateado.  Dos Rinocerontes blancos a 200 metros se mueven nerviosamente, puesto que aunque saben que estamos ahí, no nos ven.  Su olfato nos detecta a 800 metros y su vista nos enfoca a 8.  El cielo azul es más azul que nunca.  El sol apenas calienta.  La vida es más vida aquí.  Por donde lo veas.  África.  Esto es África.   El continente olvidado.  El continente del cual todos tenemos algún antepasado. El continente en el cual la pirámide de Maslow es más real que nunca. El continente en el cual el hombre blanco “civilizado” vino a enseñar, esclavizar y contaminar.  El continente en el cual la nación Sudafricana, que es una de las más desarrolladas, tiene 49 años de expectativa de vida para sus pobladores y el 25% por ciento de los habitantes son portadores del síndrome del VIH.  El continente de la sonrisa, la muerte y la esperanza.   Donde nunca habían visto mis ojos, gente más jodida y gente más alegre, en un solo cuerpo.  El continente donde la diversidad de flora y fauna hacen cualquier comparación con algún otro lugar, ridícula.   El continente donde Shakira cantó su waka-waka y suena a que no tiene ni puta idea de lo que es ritmo cuando oyes cantar, bailar  y palmear a los africanos.  Aquí estoy.  Esto es África.  Un lugar maravilloso donde el color no existe, pues hay demasiados para contarlos. El continente donde un país organizó un mundial y más de un periodista de “primer mundo” dijo que era una aberración hacerlo aquí.   90 años de experiencia.  14 amantes.  Un cocodrilo de 3.8 metros, una maquina de muerte, patrulla su territorio.  Ha matado a 5 machos alfa en disputas por su espacio.  Es el bueno.  Solo le teme al gordo que le dicen Hipo y es el más ojete de este barrio.  Los timón y los pumba, solo se llevan bien en las películas de Disney, otra mentira igual como la de Shakira.  Acá la cosa es diferente.  Sobrevivir es un trabajo.  Y para el negro, es una labor de todos los días.  Negro.  Ebano.  Color hermoso.  Somos sin lugar a dudas un chiste cuando nos comparan físicamente con ellos.  Negros. Y sonríen.  Y hablan de Madiba.  De su padre. Y cuando la FIFA jode con Madiba, se está metiendo con África y eso no cae muy bien.  Y pesan más de 5 Toneladas. Hasta 7.5. Es una experiencia verlos.  Mickey se peleo con el alfa de su manada.  Le falta un colmillo.  Está en peligro pues todavía algunos europeos, Asiáticos y Japos le disputan esa extraordinaria parte de su cuerpo para hacer unas esculturas de muy mal gusto.  Mickey tiene más oportunidad pues le encajo uno a su rival dejando un espacio que baja su cotización para los cazadores furtivos. “Up Mickey!!” y abre una descomunal boca levantando una magnifica trompa, en la cual tienes que meter las dos manos para depositar la comida y ciertamente si la cierra, vas a aplaudir con las orejas.  Toco el otro colmillo.  Frio pero vibrante a la vez.  Mickey me ve con esas pestañas enormes y sigo pensando que es una verdadera pieza de arte de la evolución.  Cape Town es una belleza, la organización es perfecta, la seguridad es la adecuada.  El autobús es grande.  Los niños y adultos nos ven con curiosidad pero también con mucho gusto.  El saludo inicial siempre es de ellos.  Ke Nako.  El tiempo llegó.  Sudáfrica ha cumplido todas y cuantas cosas le pidieron.  El mundo ha dejado de cumplirle a África desde hace más de 600 años.  Ya es tiempo, por el favor de nuestra redención.  Es tiempo. Ke Nako. África. Lugar de dios. 

Sudafrica 2010

Y la bajó Andrés.  Levanto la vista y le pego.  Andres Iniesta.  Muchos no lo conocían.  Los culés si sabemos quién es.  Al fondo.  España campeona.  Andrés Iniesta, No es lo puto gusiluz.  Es lo puto crack.   Fuentealbilla está en el mapa mundial.  La selección Española, con mucho, la de mejor calidad en este mundial, se levanta campeona en un torneo donde la mediocridad empezaba a superar a Italia 90, pero el parar el autobús atrás fracasó y para ganar un partido de futbol hay que proponerlo.  Lo de Holanda una verdadera tajada en el corazón a su impecable y corta historia en estas competencias.   Marjwick se olvido de que había talento en su equipo y los envió a meter la pierna fuerte desde el primer minuto.   Debió terminar el primer tiempo con nueve pero Howard no quiso descomponer la final enfrente de Blatter y su terrible y silenciosa ineptitud en el manejo del juego;  todavía no entiendo a Sneijder que se ha quejado del árbitro cuando los actores tienen una responsabilidad intrínseca de comportamiento y que claramente no han cumplido en esta ocasión.  Ver a Alemania fue una delicia.  Una selección que prejuzgué y no le vi el talento.  Ozil, Schwansteiger y Muller son una golosina a los sentidos en los contragolpes que como puñales se hundían en la piel inglesa y argentina.  El disgusto por la pobre exhibición de los de Capello es más que evidente.  En Lillywhites, la tienda departamental de deportes más grande de Londres, los jerseys de 50 libras de la selección inglesa con el nombre y número de Rooney, se vendían a menos de 15 y sin compradores.   Argentina era más que previsible que no podía responder a los crucigramas del futbol actual, con un simple y vulgar porrista (le faltaron los pompones a Diego) en la banca,  Messi perdido en una media cancha que desaparecía por largos minutos y una defensa de abuelitos que parecían conos naranja mientras la lufftwaffe los bombardeaba sin misericordia.  A Brasil, ni le dedico líneas, pues la vulgaridad hecha futbol, se presento en la canchas de Africa con la verde amarelha. Lo de Dunga, es para un linchamiento desde el Cristo de Corcovado.   Y Neimar?  Y Ganso?  May you rot in hell Dunga, eres el perfecto cobarde del futbol.  Uruguay y su Forlan…derroche de fuerza y capacidad para encontrar sus límites.  La única selección de America que cumplió encontrando su karma en Cape Town.  México y una telenovela de estupideces y necedades por parte de un técnico que se vuelve loco en la presión.  No le afecta como a otros; a Aguirre la presión lo deja mudo, pendejo e indefenso.  Dejó la táctica a un tipo que es un chupahuevos segundón que nunca ha sabido que el futbol es de los que se atreven.  Ghana y sus estrellas me llenaron el ojo por su atrevimiento y fuerza.  Les falto ese paso de los grandes, pero aun así, me movieron muchísimo por dentro.  A Del Bosque, solo le puedo reclamar ese doble pivote vs. Suiza, pero por lo demás, se ha hecho un espacio en la historia del futbol español. Eso sí, pasaran años y nos acordaremos de aquel jugador, con el 8 en el dorsal, que manda como Cesar en los campos de batalla: Xavier Hernandez.  Xavi.  El mejor jugador de este mundial por mucha distancia. Su genio y lectura del juego son absolutamente impresionantes.

 Se apagaron las luces y las Vuvuzelas callaron, que por cierto, son al ambiente, lo que Dunga al futbol, sin embargo me traigo dos para recordar las noches frías con lágrimas y puños cerrados.  El futbol, majestuoso como siempre, apareció en una tierra bendita y dejo una huella más, ahora más marcada por los que hacen del destino una carretera, no un volado o una apuesta.  Buenas noches, cierren las cortinas, que un manchego decidió que ya era la hora de España.

La foto

Me encontré a Blatter pensativo en la reserva Pilanesberg

La música

Septiembre 1977, Steven Biko es arrestado, llevado al cuarto 619 de la prefectura de policía, golpeado y torturado hasta la muerte.  La muerte del activista Biko, represento un grito desgarrador de lo que sucedía en el apartheid Sudafricano.  Peter Gabriel en el concierto de Amnistía Internacional en 1986, mientras Mandela yacia en Robben Island, preso.  Biko, Sudafrica y para que nunca vuelva a existir grupos como los Afrikaaners en ninguna parte del mundo.